Nunca, pero nunca, dejen a un perro encerrado en un auto con las ventanas cerradas. Puede morir.

Esto le pasó a un pobre bóxer cuyos dueños solo fueron a comprar un regalo matrimonial. Tenía 14 meses y duró cuatro horas agonizando dentro del vehículo.

Un policía rompió el vidrio del auto para liberar al animal, pero no hubo nada qué hacer. El perro murió a las 8 de la noche, por sangrado interno, a pesar de que lo operaron por tres horas.

En la galería podrán ver varios tips para saber qué hacer si se encuentran un animal en esta situación. Para leer la información desde un smartphone o tablet, seleccionen "ampliar galería" y luego "mostrar texto".

El video contiene imágenes fuertes, por lo que se recomienda verles con discreción.