Walker Clark tuvo que ser anestesiado para poder ponerle un yeso en el brazo. Él tuvo que pasar por este proceso luego de saltar de un columpio y aterrizar fuertemente en el suelo.

Al principio el niño no sabe dónde se encuentra, posteriormente descubre que su brazo está enyesado, detalle que le parece sumamente impresionante.

El pequeño sufrió tal lapso debido a que le aplicaron ketamina -anestesia- para poder enyesarlo sin problemas.

Su reacción al descubrir su pieza de yeso es muy particular.

"¿Dónde estoy? Tengo un yeso, mira mi yeso, woooo (...) Mi yeso es increíble", dice el chico.

A continuación el video que la hermana de Clark subió a Reddit.

En la galería de fotos podrán observar a niños en situaciones complicadas.