El incidente ocurrió en el Campamento Chinzombo, en Zambia. 14 leonas lograron separar al elefnte de su madre. Varias suben a lomo del paquidermo y le clavan los colmillos, el bebé, de un año de edad, se quita una y otra vez. 
 
Al final termina persiguiendo a los felinos. Los responsables del parque lo bautizaron con el nombre de Hércules.