Un montón de cajeros, 13 cámaras ocultas, y una tonelada de espíritu navideño fue suficiente para llevar a cabo esta increíble sorpresa. Esta cadena de supermercados pensó que sería una idea divertida  sorprender a algunos de sus compradores con una interpretación impresionante de "Jingle Bells".