El pasado viernes, una funcionaria del Instituto Nacional Electoral (INE) mexicano Lorena Nava Cervantes fue sorprendida por un grupo de mujeres que comenzaron a agredirla en medio de un restaurante en Oaxaca, por su supuesta complicidad en un fraude electoral.

Nava fue golpeada mientras le arrojaban huevos e intentaban quitarle la ropa. Según medios mexicanos, los agresores eran simpatizantes del Partido de la Revolución Democrática.

La Procuraduría General de la República (PGR) informó que el Ministerio Público de la Federación realizará la investigación para determinar responsabilidades por las agresiones físicas y verbales contra la funcionaria.

Por su parte, la INE reprobó este incidente y reiteró que existen vías institucionales para resolver cualquier inconformidad que tengan los partidos políticos con los resultados electorales. También calificó de "inaceptable" el uso de la violencia o agresión contra quienes integran el órgano encargado de organizar los comicios.

Con información de Infobae