Daniel Peña, un joven norteamericano, decidió pedirle a su novia Alex que fuera su pareja en la fiesta de graduación, y para ello preparó una sorpresa. Sin embargo, la proposición no salió como él lo esperaba.

El estudiante fue a recogerla en su auto para llevarla a una cita. En el camino, Alex se encontró con una serie de carteles con un mensaje dedicado a ella.

Alex. Will. You. Marry. Me. LOL Jk. Go To. Prom. With Me” (“¿Alex, te casarías conmigo? Sólo bromeaba. Ve a la graduación conmigo”).

Después de leer los mensajes dijo: “Qué estúpida manera de pedirle a alguien que vaya a la graduación contigo”.

Al ver la reacción de su novio, le preguntó: “¡¿Eras tú?!. Lo siento mucho. En verdad lo siento”, y empezó a llorar

Daniel detuvo el auto y apagó la cámara. Al retomar la grabación, ambos confirmaron que sí irían juntos al baile.