Sony Pictures advirtió que podría demandar a Twitter si sigue permitiendo que se difunda a través de esa red social el material robado en un ciberataque a los computadores de la compañía en noviembre.

El estudio de cine y televisión pidió que Twitter suspenda al menos una cuenta (@bikinirobot), que reproduce el material robado según una carta del abogado de Sony David Boies, publicada en varios medios.

"Les pedimos que se suspenda esta cuenta tan pronto como sea posible" señala Boies quien advierte que de no hacerlo Twitter "cargará con la responsabilidad" de los daños que provoque la difusión de los datos robados.

El ataque fue reivindicado por un grupo autodenominado Guardianes de la Paz, que utiliza en inglés la sigla GOP, curiosamente también usada en Estados Unidos para referirse al opositor partido Republicano.

Entre la información sustraida se encuentran guiones, documentos financieros, contratos, datos personales de empleados y comunicaciones internas con incómodas revelaciones.

Estados Unidos responsabiliza a Corea del Norte del ataque cibernético, dirigido a obligar a Sony a cancelar el lanzamiento de "The Interview" (La entrevista), una cinta satírica sobre un plan para matar al líder norcoreano Kim Jong-un.

Sony canceló el estreno previsto para este mes del film en el cual la CIA trata de asesinar al líder norcoreano aprovechando que dos periodistas logran permiso para entrevistarle.

El régimen comunista niega estar involucrado en el ciberataque, aunque ha elogiado a sus autores. 

Washington rechazó una oferta de la cancillería norcoreana que ofreció investigar conjuntamente el ciberataque.  Pyongyang calificó el sábado de "afirmaciones sin fundamento y difamatorias" las acusaciones en su contra.

"Sin necesidad de recurrir a las torturas empleadas por la CIA, podemos demostrar que este incidente no tiene nada que ver con nosotros", dijo la cancillería norcoreana, citada por la agencia oficial KCNA.