Ha salido el sol para los residentes de un condominio de Beverly Hills, en Los Ángeles, esto debido a que su molesto y famoso vecino Justin Bieber, dejará de vivir ahí. 

El cantante avisó el lunes, que esta semana dejaría la residencia en la que está viviendo, situación que agradó mucho a los vecinos, debido a que el canadiense no dejaba de dar problemas, según informó el portal TMZ.

Bieber firmó contrató en junio y en julio comenzaron las quejas por su presencia. En una noche los residentes del condominio llamaron a la policía en seis ocasiones por problemas relacionados con el joven cantante. Además, de las inumerables fiestas que tenía y el ruido que provocaban sus visitas.  

Justin está buscando un nuevo hogar, pero aún se desconoce su destino.