Snorri Ásmundsson le está preguntando a la gente moribunda si quiere participar en su próximo trabajo artístico.

El artista islandés quiere usar sus cuerpos para un video de baile, y una vez hecho, devolvérselo a sus familias.

La petición bizarra de Admunsson de “donación de cuerpos” ha provocado controversia en Internet desde que hizo la primera petición en 2008. “No lo terminé en ese momento porque yo no esta preparado. Ahora lo estoy”, dice Ásmundsoon a Publimetro.

Usar los cuerpos de personas muertas suena horripilante…
– Esto empezó primero como una broma, cuando estaba hablando con unos amigos sobre ideas que tenía pegadas. Lo encontré un poco aterrador, pero también divertido. Había tenido recientemente, en ese entonces, un despertar espiritual bien fuerte y un gran deseo de emprender el reto de “bailar con la muerte”.

¿Bailar con la muerte?
– Sí, es un baile. Yo, bailando con un cadáver. Quiero estar en contacto con una persona muerta que esté interesada en participar en este trabajo. Vamos a hablar sobre la vida, la muerte y el trabajo, y nuestros diálogos van a ser documentados para tener la prueba de que la persona ha dado su consentimiento para participar. Esto va a hacer que la familia también esté de acuerdo. Después, lo más cercano a su muerte como sea posible, voy a tomar prestados sus restos -su cuerpo- para llevar a cabo la puesta en escena.

¿Por qué tiene que ser con un cadáver? Un muñeco podría verse muy realista.
– Quiero ser sincero, quiero tener un baile genuino con la muerte.

¿Cómo ha reaccionado la gente a tu propuesta?
– Todavía no he tenido una oferta seria de alguien que se vaya a morir, pero tengo la esperanza de encontrar a alguien más temprano que tarde. Estoy abierto a cualquier discusión sobre cualquier tipo de problema. Vamos a ver qué pasará en caso de que recibamos más de uno.

¿Quieres usar sólo cuerpos de personas de su país natal?
– No, estoy buscando en todas partes a algún candidato.

Entonces, ¿pueden haber candidatos mexicanos o chinos?
 – El artista alemán Gunther von Hagens fue acusado por usar cadáveres de ejecutados en China y alguien me dio la idea de que podría comprar un cadáver de China. Después, escuché la historia de un fotógrafo de Los Ángeles que toma fotos de cadáveres que, según dice, compra en México.

¿Pero estás dispuesto a pagar para usar un cuerpo?
– No estoy pagando ninguna cifra por usar un cuerpo, pero una parte de la ganancia de la venta del trabajo podría ir a su familia, o a algún partido político que él prefiera. Todo es negociable.

¿Este trabajo es legal?
– Sí, al menos en mi país natal, y asumo que también en la mayoría de los países.

Ya intentaste hacerlo hace algunos años. ¿Por qué no terminaste?
– Fue justo antes de que la gran crisis económica golpeara a Islandia y mucha gente de acá, incluyéndome, se vio bastante agitada por la situación. En retrospectiva, pudo haber sido porque no estaba preparado para esto. Ahora lo estoy.