Después de celebrar su cumpleaños, Angelina Jolie viajó con su esposo e hijos a París.

La familia Jolie-Pitt viajó desde Los Ángeles, sin embargo dejaron a un lado los lujos y no utilizaron un jet privado, ni viajaron en primera clase. 

Ellos abordaron un avión de Air France en clase turista, a lo que los pasajeros no daban crédito: Brad y Angelina eran sus compañeros de vuelo.

Como una familia normal, Maddox (13 años), Pax (11), Zahara (10), Shiloh (9), y los gemelos Knox y Vivienne (6) se sentaron, mientras su papá colocaba el equipaje de mano en los compartimientos de cabina.

Además, según los otros pasajeros del avión, en ningún momento Brad Pitt y Angelina Jolie trataron de pasar desapercibidos y se mostraron con toda naturalidad.