Lo que para algunos fue una provocación y para otros un acto de rebeldía ante los malos tratos que reciben las mujeres en muchos países islámicos, para la intérprete de la música pop Selena Gómez, parece haber sido pura diversión.

Selena causó el coraje de los musulmanes después de haber publicado en su cuenta de Instagram, fotografías en el interior de la Gran Mezquita de Abu Dhabi, en la que mostró su tobillo y parte de la pierna derecha, algo prohibido para las mujeres de esa religión.

La cantante también publicó otra fotografía en la que se le ve en el exterior del templo junto con Kendall Jenner, Gigi Hadid, Cody Simpson y Shay Mitchell.

Ambas fotografías han recibido fuertes críticas, incluso de sus admiradores, por lo que Selena decidió borrarlas de su cuenta.