Una de las actuales divas del pop, la cantante de bar ha vuelto a demostrar así por qué es una de las artistas más deseadas del mundo ya que se ha atrevido con un conjunto de lo más sensual y sencillo para su visita a un conocido restaurante de la ciudad. La artista originaria de Barbados presumió de su sensualidad a su paso.

Rihanna de 27 años optó por un look muy sencillo, simplemente una chaqueta en color beige y unos shorts vaqueros. Pero lo que más llamaba la atención es que debajo de la chaqueta no llevaba nada dejando ver su el tatuaje que Riri tiene en el pecho.

La cantante dejó claro que sabe cuándo sacar su lado sexy y cuándo no, eso sí, haciendo siempre gala de un estilo propio de la manera más simple.