"Es medio emocionante que algo que sucede en la película puede ser un símbolo para la gente, por la libertad", dice el director Francis Lawrence de su reacción a la noticia de que los manifestantes anti-golpistas de Tailandia habían adoptado el saludo “Mockingjay” de los tres dedos. "Pero lo que es preocupante es el reflejo extraño: estamos reflejando lo que está pasando en el mundo y de repente es el reflejo de vuelta".

Al igual que los héroes rebeldes de la franquicia del libro y película "The Hunger Games", los de Tailandia que se atreven a hacer alarde al gesto en contra de la junta de gobierno no se les muestra misericordia. "Cuando las personas están siendo arrestados por hacer algo de tu película, es preocupante", explica un triste Lawrence.

El director no debe sentir la carga culpable de ser cómplice en el estímulo de cierta resistencia revolucionaria de la vida real. Lamentablemente, para todas sus políticas distópicas "The Hunger Games: Mockingjay - Parte 1" no es muy agitante - pero eso no quiere decir que la película haya perdido por completo su chispa.

La acción central de los Hunger Games reales - las batallas de gladiadores televisadas que tienen lugar entre homenajes nominados de cada uno de los distritos de Panem - está ausente en "Mockingjay - Parte 1". Nuestra heroína Katniss Everdeen (Jennifer Lawrence), un Finnick Odair (Sam Claflin), con trastorno de estrés postraumático - junto con Gale Hawthorne (Liam Hemsworth), Beetee (Jeffrey Wright) y compañía, se levantan desde literalmente abajo (la mayor parte de la película tiene lugar en un búnker subterráneo sin alma) en la rebelión contra el tiránico presidente Snow del Capitolio (interpretado por Donald Sutherland).

"Él es un político y un burócrata que está haciendo un trabajo que él cree que tiene que hacer. Él no está matando a la gente por placer - es por necesidad. Quiero decir, dios, [el presidente estadounidense] Lyndon Johnson mató a cincuenta mil de nuestra gente por lo que el presumía que era necesidad", dice Sutherland de su personaje el líder del Capitolio.

Mientras tanto, el líder de los rebeldes Alma Coin (Julianne Moore) es la antítesis del autocrático, extravagante y despótico Snow. Su estricto régimen, que casi va en contradicción con la idea de la libertad, es tan no-emocionante como una línea de montaje de una fábrica soviética. Su personaje frío y su decidido compromiso con la causa es un intento de desdibujar las líneas entre el bien y el mal, y crear un espacio político gris. Resulta en un grado, pero no te tiene exactamente aplaudiendo desde la barrera para que la revuelta tenga éxito.

Esto da paso a Katniss para ser la chica del cartel de la revolución. Ella también está en la necesidad de capacitación de los medios por parte de Gamesmaster Plutarch Heavensbee (Philip Seymour Hoffman) y Haymitch Abernathy (Woody Harrelson). Moore describe a Katniss como la "esperanza de cambiar el mundo y la fantasía de los sueños de todos los niños", pero sin su equipo de asesores publicitarios, los esfuerzos de propaganda de Katniss están lejos de ser arrolladores.

Katniss encuentra fervor en la guerra. Esa es la razón por la que el equipo de comunicaciones de fabricación de películas, que incluye Cressida (Natalie Dormer), se ensamblan para capturar sus mejores momentos, por así decirlo, en vivo desde las zonas de guerra afectadas y transmitido de nuevo a los barrios asediados de Panem y sus amos del gobierno en el Capitolio.

Gran parte de la lucha se lleva a cabo a través de las ondas de radio - paralelismos obvios se pueden hacer con lo que ha ocurrido en casi todas las guerras modernas y ahora con ISIS. Tan relevante como esta guerra de relaciones públicas, no se puede dejar de sentir que Snow, con su rosa blanca de pronunciada carga explosiva después de bombardear fuertemente el búnker de los rebeldes, ganaría. Él tiene la arrogancia, confianza en sí mismo, y la ilusión de un megalómano. Las emociones de Coin están tan amarradas como las puertas del refugio antiaéreo.

Katniss, el mascarón de proa de los habitantes de los distritos oprimidos que son víctimas de genocidio, tiene su propia agenda personal, que más bien se desvía de la causa. Ella está decidida a rescatar a su novio Peeta (Josh Hutcherson) de manos del Capitolio, para gran desdén de sus camaradas. La historia de amor es un cuanto discordante pero sirve el propósito de amor en la cara de la adversidad.

El problema es que no sientes exactamente el ardiente deseo de amor, ni revolución, a pesar del grito de batalla de advertencia de Katniss al Capitolio de  "El fuego está alcanzando”. Todo está yendo fuera de lugar como un petardo mojado. Sólo te quedas con ganas de más empuje, dinamismo, pasión - porque al momento esta película se siente muy parecido a un inofensivo puente de salida definitiva de la franquicia en noviembre próximo.