Desde hace un par de años, el rostro de Mary-Kate Olsen ha sufrido varios cambios que la alejan del parecido con su hermana Ashley, y son muchos los rumores que han surgido sobre las causas que la llevaron a lucir irreconocible.

En sus primeras apariciones pocos podían reconocer las diferencias entre las gemelas idénticas. Por lo que las actrices y diseñadoras han lucido diferentes cortes de cabello, tintes y estilos de ropa, logrando diferenciarse una de la otra.

Sin embargo, ese parecido ha quedado atrás, ya que un exguadaespaldas de la joven reveló más detalles a la revista "In-Touch" sobre los cambios de la actriz.

"Hace como dos años atrás, vi a Mary-Kate fumándose un "porro" con sus amigos en una fiesta. También tenía amigos que definitivamente consumían drogas, recuerdo especialmente a tres amigos, dos chicos y una chica. La vi consumiendo cocaína. También tomó éxtasis y tranquilizantes para caballo", señaló el hombre, que prefirió mantenerse en el anonimato.

Según el exempleado de una de las protagonistas de "Full House", el verdadero problema de la actriz fue la cocaína y la anorexia, además de otros medicamentos que fueron los que provocaron cambios es su rostro.