"Smiley" es un perro golden retrierve que nació sin ojos, pero gracias a su dueña Joanne George de Stouffville, Canadá, está llevando alegría a otros con su trabajo como perro de terapia en un hospital.

Por fortuna, "Smiley" fue rescatado de enfrentar la eutanasia como cachorro y ahora, a sus 12 años de edad, es un ejemplo para muchas personas. De hecho su dueña contó a CBS News cómo le ha cambiado la vida a los demás. 

"Un día, Smiley puso sus pies frente a un hombre que era incapaz de comunicarse o moverse, sin embargo el hombre comenzó a sonreír y a hacer ruido", dijo George. "Todas las enfermeras se apresuraron a entrar a la habitación y dijeron que nunca antes lo habían visto sonreír –nunca habían visto ningún tipo de reacción".

En la galería podrán conocer a "Smiley",