Este martes, Yomaira Ortiz, esposa del reguetonero, rompió el silencio sobre la salud de su hija y cómo fue el diagnóstico.

En el programa "Dando Candela", la madre reveló supieron sobre la enfermedad de su tercera hija cuando tenía cinco meses de gestación, y que a pesar de que los doctores le presentaron el aborto como una opción, para ellos nunca fue la solución debido a la fe que tienen en Dios.

Ortiz aprovechó la entrevista para hacer un llamado a todas las madres que están pasando por la misma situación.

"No aborten sus bebés, aunque los doctores les hagan esa recomendación. Los médicos tratan de convencerte que el aborto es lo correcto, pero ese no es el camino que Dios quiere que elijamos, porque no somos quienes, para decidir la vida de un ser humano, aunque sea nuestro hijo".

Ayer, el cantante Wisin reveló que su recién nacida hija, Victoria Yireh, padece el Síndrome de Patau. El cantante ha pedido que respeten este difícil momento que su familia atraviesa.

Desde que se dio a conocer la noticia, varios artistas se unieron en una cadena de oración por la salud de la hija del reguetonero.

La revista "People en Español" platicó con el médico Juan River, quien reveló más detalles de este padecimiento.

De acuerdo con el profesional, el síndrome "es un desorden genético en el cual se ven afectados los cromosomas del individuo. Se supone que todos tengamos 23 pares de cromosomas, las estructuras que cargan nuestro ADN. Las personas afectadas con este desorden poseen 3 copias del cromosoma 13 en vez de un par. Esto literalmente afecta las "instrucciones" geneticas que determinan el desarrollo y crecimiento de la persona".

Rivera señaló que esta enfermedad la padecen uno de cada 10 o 16 mil niños cada 12 meses y que no es necesario que exista un historial en la familia. 

"Sin embargo, sabemos que mientras más edad tenga la mujer en el momento del embarazo (en especial después de los 35) el riesgo de defectos genéticos en el bebé aumenta".

¿Cómo se manifiesta?

El médico aseveró que las manifestaciones tienden a ser severas, incluso puede provocar un aborto natural del feto. Los que sobreviven "tienen defectos de desarrollo severos, desde problemas con el desarrollo neurológico, hasta defectos serios del corazón. Muchos niños no sobreviven más que días o semanas".