Una prostituta de Nueva York, quien se hace llamar "April Adams", escribió una carta dedicada a la esposa de uno de sus clientes, la cual causó gran revuelo en las redes sociales. 

El escrito comienza de la siguiente manera: “No te conozco, pero sé que probablemente tu esposo te engaña con una sexoservidora. Lo sé porque soy una de ellas y los clientes no me faltan”.

Además, la prostituta le dice, "déjame hacerte una pregunta: ¿Cuándo fue la última vez que tuvieron sexo tres veces en una semana? ¿Cuándo fue la última vez que tu esposo se quejó por eso? ¿No crees que quizá es posible que haya decidido solucionar ese problema sin tu ayuda y por eso acudió a mi? La buena noticia es que si tu esposo es mi cliente, entonces significa que quiere seguir casado contigo. Está tratando de conseguir un poco de cariño falso de la manera menos problemática posible. Imagínate si en vez de ir conmigo, lo hiciera con tu niñera, tu vecina o tu mejor amiga. Podría seguir, pero creo que ya entendiste mi punto”.

Adams resalta en la carta que “nunca voy a representar una amenaza para tu matrimonio porque cuando se termine el tiempo, no quiero tener nada que ver con ustedes dos. Nunca voy a salir a cenar con él, ni les voy a llamar a la medianoche; tampoco voy a sugerir que se divorcien. Ni siquiera te vas a enterar de que existo. Y si llegas a enterarte, una de dos: es un estúpido o está enojado contigo”.

Y continúa: “Entiendo que aún así no quieras que se acueste conmigo. Volveré a preguntar: ¿cuándo fue la última vez que tuvieron sexo tres veces en una semana? No digo que satisfacerlo sea tu deber. Lo que quiero decir es que quizá ya no quieras tener sexo con él tan seguido. Estás ocupada, estresada o simplemente ya no te excita tanto. Lo entiendo, a mí tampoco me excita en lo absoluto”.

Pero no fue todo, la mujer llamada "April Adams" también escribió: “Ese es el punto. Soy el ingrediente secreto en un gran número de matrimonios exitosos, porque cuando acude a mí, los dos tienen la cantidad de sexo que quieren. Incluso podrían llegar a su aniversario número 50, siempre y cuando no revises su celular. De nada”.

La sexoservidora de Nueva York no madó la carta, solo se la dedicó a la esposa de un clienrte y el escrito fue publicado por el portal Vice.