Una escuela primaria de Estados Unidos no ha podido despedir a un profesor que ha llegado 111 veces tarde al trabajo.

Un fallo presentado el 19 de agosto impidió que la Escuela Primaria Roosevelt de New Jersey, despidiera a Arnold Anderson, de su trabajo en el cual gana 90 mil dólares al año.

Algunas de las razones por las que no puede despedir a Anderson es debido a que no recibió ningún tipo de notificación formal de su ineficiencia, además de que no se le había dado un periodo obligatorio de 90 días para corregirlas.

En su defensa Anderson afirmó que la calidad de su enseñanza superaba su tardanza, además de que culpó a sus desayunos de ser los causante de su retraso.

Debido a sus retrasos, Anderson estará suspendido sin derecho a sueldo hasta enero, informó la cadena de televisión estadounidense "CBS2".