Según el telepredicador estadounidense, Creflo A. Dollar, cada "Millennials" (generación y) que hoy es homosexual, se "hizo así" por obra y gracia no del Espíritu Santo, sino de Pokemon y sus "perversiones".

Según reportó el periódico británico Metro, el famoso programa influyó para que los adolescentes de la década de 2000 crecieran con una "sexualidad deformada". Varios Pokemones tenían formas fálicas y definitivamente el legendario Pokemon "Meow" es un ícono que debería salir en el "Desfile del Orgullo Gay".

Pero eso no es todo: Ash Ketchum es un gay que no ha salido del clóset, según la iglesia.

Ketchum tiene una relación con Brock que supuestamente para ellos es "evidente" en cada capítulo. Y otros Pokemones tienen formas sexualmente "incitantes". Claro, no hay que olvidar que estos postulados vienen de un lugar en el que su pastor pidió fondos para su avión privado. Lo trollearon tanto en redes que tuvo que disculparse y desistir, aunque insistió que Dios le dijo que "era lo correcto".

Pobre Pikachu y compañía. No les basta haber sido "elegidos de Satán" al lado de Marilyn Manson y las canciones de Shakira. Ahora "pervirtieron" a toda una generación, según esta secta.