Suzane Duarte decidió sonreír orgullosamente en su ficha policial debido a lo feliz que se sentía por haber logrado su objetivo, el cual era prenderle fuego a un estudio de yoga.

Según declaraciones de Duarte al canal  CBS de Dallas en Estados Unidos, algunos trabajadores del estudio American Power Yoga solían acosarla, por lo que decidió prenderle fuego por la noche para "deshacerse de esa cosa del demonio".

Sin duda su plan funcionó, pues logró que este lugar cerrara temporalmente debido a los daños. Afortunadamente nadie resultó herido ni los negocios aledaños fueron perjudicados.

En la galería de fotos podrán conocer más datos de esta peculiar historia.

Recuerden que para leer la información desde un smartphone o tablet, deben seleccionar “ampliar galería” y después “mostrar texto”.