Acaba de concluir el homenaje público que se le hizo al legendario comediante Roberto Gómez Bolaños, Chespirito, en el estadio Azteca. Allí sus seguidores lo pudieron ver por última vez y mediante una ceremonia religiosa y mariachis, se le dijo adiós para siempre al creador de "El Chavo del 8" y "El Chapulín Colorado", entre otros.

Paradójicamente, él no quería nada de esto. Ni siquiera que se transmitiesen maratones de sus programas. Eso lo confesó en una entrevista para el diario chileno "La Tercera". Los periodistas del medio fueron a verle en su casa en Cancún, y al final de la misma solo afirmó: "Recuérdenme como quieran, porque no quiero homenajes, ni monumentos, ni maratones del Chavo en TV, ni discursos del presidente ni nada de eso".

Tampoco aguantaba más homenajes en vida, como el que se le hizo en 2012 ("América celebra a Chespirito"). Según afirmaciones de su hijo en radio ADN, el productor Roberto Gómez Fernández, a este ya no le gustaban los homenajes. "Me hizo prometer que no le generaremos un homenaje más (...) es muy tímido, paradójicamente no le gusta ser el foco de atención", dijo en aquella entrevista, recogida por el diario argentino "La Nación".

En la galería: así se vivió el último adiós a "Chespirito". Para leer la información desde un smartphone o tablet, seleccionen “ampliar galería” y después “mostrar texto”.