¿Se acuerdan de Sean, el hombre gordito que fue avergonzado por querer bailar en un concierto? Este se frustró por culpa de los matones y una mujer llamada Cassandra Fairbanks se indignó por su caso y ayudó a encontrarlo. Varios se unieron a su causa y ahora le harán una fiesta para que baile a sus anchas.

Pero hay famosos que también se unieron al proyecto. Entre esos Pharrell Williams y Moby, que ofrecieron sus servicios artísticos de manera gratuita. Los dos tuitearon y concluyeron lo mismo: "nadie debe ser avergonzado por bailar".  Sean, por supuesto, se ha sentido bastante agradecido por todo su apoyo y desde su cuenta de Twitter, @Dancingmanfound, ha expresado su felicidad, reportó el portal Metro.

La fiesta se hará con 1727 personas en Los Ángeles. Sean se encuentra en Kiev, pero una iniciativa de fundraising ya ha recopilado más de 20 mil dólares para traerlo a Estados Unidos.