La temporada 2016 de la obra de teatro “Pepián de 3 carnes” está dedicada al maestro Herbert Meneses. Y la taquilla de la función 100, que será el sábado 15 de octubre, se le entregará al actor que tiene una larga trayectoria.

Como comenta Luis Ortiz, parte del elenco de la puesta en escena: "Es un honor actuar con alguien de como él, con tanta experiencia. Uno aprende todos los días de él".

Las funciones de esta obra, que presenta Teatro Barrio Viejo, son los viernes y sabados, a las 20 horas, y domingos, a las 14, en el Teatro de Cámara del Centro Cultural “Miguel Ángel Asturias”. Entrada: Q75.

Publinews conversó con Meneses, que además de teatro, ha participado en cine (“El silencio de Neto”, “Donde acaban los caminos” y “La vaca”), radionovelas y teleseries.

Escena de "Pepián de 3 carnes"

Teatro Barrio Viejo

Foto:

¿Qué piensas de que esta obra llegue a las 100 funciones?

No son muchas las obras que llegan a 100 funciones, si esta está logrando esta proeza es porque los elementos que fluyen ahí son de calidad y de amor.

El teatro costumbrista cada vez se hace menos en el país. Como que no hay ganas de hacerlo.

Muchos consideran peyorativo que actores hablen como campesinos y que se reproduzca escénicamente sus dramas y costumbres. Nunca me ha parecido eso.

El habla de nuestros campesinos tiene un ritmo, una filosofía intrínseca bella, sencilla y fresca. Al representarlos, le ponemos al público una especie de espejo. No veo nada malo en eso.

¿Cómo te sientes del homenaje que recibirás el sábado 15?

Todos los que somos objeto de homenajes, nos da por pensar que ya nos vamos a morir (risas). Es broma. Claro, en serio, una designación de esta categoría por parte de un elenco artístico me hace sentir renovado y fresco, y con ganas de seguir.

Herbert Meneses y Luis Ortíz visitaron Publinews para hablarnos de la obra "Pepián de 3 carnes"

David Lepe Sosa

Foto:

“Pepián de 3 carnes” ya es un clásico del teatro nacional.

Para muchos se ha convertido en una tradición ir a verla. Es muy bueno, porque la gente necesita recrear constantemente cosas que ha olvidado.

Esto me recuerda algo que leí hace poco. Una actriz estadounidense dijo que las buenas obras colocan al espectador frente a cosas que ha vivido y que necesita volcar afuera para que todo el mundo lo disfrute, ya sea lo más dramático o feliz de la vida.

Es bueno, porque es una gran catarsis. Y qué mejor con esta obra que incluye elementos que nuestra propia sociedad nos muestra para apreciarlos.

Háblame de tu personaje, Don Chente.

Al principio hago un papel corto, el abuelo Chente, un viejo cascarrabias que llega a una peluquería a que le corten el pelo. Aunque le gusta el chisme del peluquero, lo niega, y ni le quiere pagar el corte de pelo. Uno siente cuando hay comunicación con el público. Es una parte pequeña de la obra.

También tengo el gusto de ser testigo de lo que sucede después con el resto del elenco. Músicos, actrices y jóvenes actores que le hayan un gusto especial a este tipo de trabajo.