La nueva película de Disney, "Moana", aún no se ha estrenado siquiera y ya ha creado polémica en el Pacífico, pues se les acusa de desprecio y saqueo cultural.

El filme, dirigida por John Musker y Ron Clements, que en otros países se titulará "Vaiana", relata la historia de una adolescente intrépida de 16 años.

Pero el personaje "Maui" es quien ha provocado indignación, debido a su representación y su explotación comercial por parte de Disney, según sus detractores. Maui es una figura legendaria de la mitología de varias culturas del Pacífico.

En poco tiempo el estudio ha hecho frente a una serie de polémicas, la última por un disfraz de Halloween del "semidios" que tuvo que ser retirado del mercado por críticas de que era una representación racista.

En junio cuando fueron difundidas las primeras imágenes de Maui, éstas ya habían causado molestia en la Polinesia. Su representación como una figura corpulenta fue percibido como cliché en una región, donde la obesidad es un problema de salud pública.

La última gota que colmó el vaso fue la tentativa de Disney de lucrar con una figura mitológica que algunas culturas consideran que es un "ancestro".

El disfraz de cuerpo entero incluye la piel bronceada y tatuada del ser legendario, vestido con un taparrabos de hojas y adornado con un collar que imita los huesos de tiburón.

Para Marama Fox, dirigente del Partido Maoista de Nueva Zelanda, el grupo estadounidense busca "hacer dinero gracias a la historia y a las creencias de otros".