Estados Unidos no debería considerar que el financiamiento de la ayuda humanitaria a otros países es un acto de caridad, sino una herramienta decisiva para la seguridad nacional, dijo el martes el cantante irlandés Bono, del grupo U2, ante legisladores norteamericanos.

Ante una subcomisión del Senado encargada de supervisar el financiamiento de las campañas contra el extremismo violento, Bono explicó en Washington que recientemente se había reuido con refugiados en Africa y Medio Oriente.

"El hecho es que la ayuda ya no puede ser considerada caridad, como una buena cosa que se hace cuando se tienen los recursos financieros", declaró Bono, fundador de la campaña contra la pobreza One.

"Si hay una cosa que me gustaría que retuvieran de este testimonio es que la ayuda en 2016 no es caridad. Es seguridad nacional", aseguró.

"Y cuando está estructurada correctamente y se concentra en la lucha contra la corrupción y la mejora de la gobernanza para aspirar a esa ayuda, podría llegar a ser nuestro mejor muralla contra la creciente atracción del extremismo violento", agregó el cantante.

Bono --que viajó a Kenia, Jordania, Turquía y Egipto con una delegación del Congreso estadounidense-- hizo una advertencia sobre las crisis de refugiados, como la desencadenada por los combates en Siria, duraban en general alrededor de 25 años.