Pamela Anderson visitó la cárcel de Maricopa, en Estados Unidos, para ayudar a promocionar el programa de alimentación totalmente vegetariano implementado por el jefe de la policía, Joe Arpaio.

La actriz es vegetariana desde hace tiempo y prestó su imagen para promiocionar este proyecto, el cual consiste en eliminar la carne del menú de los presos, que además de mejorar su condición física le ahorrará al estado millones de dólares al año. Así lo confirmó Joe Arpaio a través de su cuenta de Twitter.

Anderson, además de ser vegetariana, es portavoz del grupo activista People for the Ethical Treatment of Animals (PETA). Se espera que la iniciativa de alimentos sea un modelo para las cárceles de todo el país.