No bastaba con la intempestiva salida de Kelly Osbourne de "Fashion Police" para que otra pieza importante del show se fuese: la sucesora de Joan Rivers, la comediante Katthy Griffin, afirmó que luego de 7 episodios no seguiría en el show debido a que su humor no sería hecho para "la intolerancia".

Griffin anunció por Twitter que si bien su humor se daba en contextos y era inteligente, ella, como "feminista, activista LGBTI y persona que promueve la tolerancia, no permitirá que su humor sea usado para fomentar el irrespeto hacia la diferencia" y que por ello tenía diferencias creativas con los creadores del show. Les agradeció antes de irse.

Su excompañera Kelly Osbourne se fue por la polémica surgida gracias a los comentarios de Giuliana Rancic sobre el peinado de la artista Zendaya en los Oscars. Pero el programa ya parecía de "capa caída" luego de la muerte de su estrella principal, Joan Rivers, quien a pesar de ser mucho más dura y ofensiva que Giuliana Rancic siempre mantuvo en alto la popularidad del show.