Aunque estuvo unas cuantas horas expuesta en la calle antes de fuera retirada, una obra de arte poco inusual llamó la atención de muchos transeúntes que caminaban por la famosa avenida donde están colocadas las estrellas de varias estrellas del cine y la televisión estadounidense y del mundo.

Plastic Jesus instaló una estatua parecida a la de los premios Óscar aspirando cocaína. Según le contó el artista a medios locales, su intención es mostrar "el lado oscuro de Hollywood" y los "excesos y abusos de drogas" que se dan en la meca del cine y atribuyendo como "el premio mejor guardado de Hollywood" y el "premio a mejor fiesta".

"La gente sube a recoger premios pero no nos olvidemos de los problemas que hay en esta ciudad”, le dijo Plastic Jesus a la revista “The Hollywood Reporter”. "La cocaína y la industria del entretenimiento van de la mano ", señaló el artista, quien dijo que quiere que esta escultura contribuya al debate sobre el abuso de las drogas.

Esta no es la primera vez que Plastic Jesus hace este tipo de intervención artística. El año pasado también en fechas cercanas a la entrega de los Premios Óscar instaló una escultura en el mismo lugar en la que se veía a una figura de los Óscar inyectándose heroína. En aquella ocasión el artista dijo que la obra hacía referencia a la reciente muerte del actor Philip Seymour Hoffman.