La actriz Angelina Jolie se sometió la semana pasada a una operación para extraer sus ovarios y las trompas de Falopio, para reducir las posibilidades de padecer cáncer. Pero no es la primera vez que la actriz lucha contra esta enfermedad, en 2013 se realizó una doble mastectomía, también con el propósito de evitar este padecimiento.

La protagonista de "Maléfica" escribió una carta que fue publicada en "The New York Times", donde asegura que esta cirugía "es menos compleja que la mastectomía", pero asumió sus efectos inmediatos: "No podré tener más hijos y espero algunos cambios en mi físico, pero estoy tranquila, no es algo que tema".

Debido a que la actriz ya contaba con un alto porcentaje de padecer cáncer de ovarios, había considerado esta posibilidad hace algún tiempo. Sin embargo, su decisión se precipitó cuando un análisis de sangre reveló que podría estar en las primeras etapas de un cáncer. "Sentí lo que me imagino que miles de mujeres han sentido. Me dije a mí misma que tenía que mantener la calma y ser fuerte, y que no tenía ninguna razón para pensar que no viviría para ver crecer a mis hijos y conocer a mis nietos".

Recordemos que la madre, la abuela y una tía de Angelina Jolie murieron de cáncer. "Mis médicos me recomendaron que me sometiera a una cirugía preventiva una década antes, más o menos, de la edad en la que el cáncer apareció en mis familiares. A mi madre le diagnosticaron el cáncer de ovario a los 49 años. Yo tengo 39", indicó la actriz.

Para fortuna de la actriz, los resultados de los exámenes y análisis fueron buenos. "El día llegó y los resultados dieron negativo. Estaba feliz. Todavía había una posibilidad de cáncer en una etapa temprana, pero era menor en comparación con un posible tumor. Por suerte, tenía la opción de que me extirparan los ovarios y las trompas de Falopio, y decidí hacerlo. Sin embargo, quiero que todas las mujeres presten atención a esto. No lo hice únicamente porque he heredado la mutación del gen BRCA1. El hecho de dar positivo no implica una cirugía. Hablé con muchos médicos, cirujanos y naturópatas. Hay otras opciones. Algunas mujeres toman píldoras anticonceptivas o confían en las medicinas alternativas combinadas con controles frecuentes".

La carta de Jolie concluyó con un emotivo mensaje: "Es imposible eliminar el riesgo por completo y la realidad es que sigo siendo propensa al cáncer. Voy a buscar maneras naturales de fortalecer mi sistema inmunológico. Me siento femenina y segura de las decisiones que estoy tomando por mí y mi familia. Sé que mis hijos nunca tendrán que decir: 'Mi madre murió de cáncer de ovarios'".