Mientras la hija de Whitney Houston se debate entre la vida y la muerte en el hospital, donde la mantienen en estado de coma, su novio, Nick Gordon, se enfrenta a las criticas de la familia Brown, las sospechas de la policía y la opinión del público.

“Perdí a la cantante más legendaria que ha existido y ahora tengo miedo de perder también a Krissy. Quiero que todo el mundo sepa que hice todo lo humanamente posible para protegerla”, explicó el joven en el programa “Dr. Phil”.

En febrero, la policía comenzó una investigación que señala a Nick Gordon, novio y hermano adoptivo de Kristina, como principal sospechoso. A esto se suma el testimonio de fuentes cercanas que aseguraron que había un historial de violencia entre la pareja, razón por la que los Brown no aceptaban su relación.

“ He sido fuerte por mucha gente, durante mucho tiempo. Así que, por favor, que nadie me diga que tengo que madurar”, respondió Gordon cuando el psiquiatra Phil McGraw le propuso tomar el control de su vida.

Durante esta entrevista, Nick recibió la compañía de su madre, a quién le confesó con lagrimas: “¡Mamá yo nunca le haría daño a nadie. Amo a la gente. Amo a los bebés. Todo!".