Kim Kardashian comparte varios momentos tras las cámaras a través de sus redes sociales. En esta ocasión ha revelado que la obsesión con los selfies viene de familia. ¿La razón? Su pequeña hija, North West, de un año, ya es aficionada a los autorretratos.

“Compartimos un PC donde ella tiene música y películas, y yo estaba simplemente usándola cuando me fjé en la carpeta de imágenes y vi todos estos selfies de ella, que ni se da cuenta de lo que los está haciendo porque simplemente pulsa el botón y es tan divertdio”, confesó la socialité a la revista "People".

Hace poco, la estrella de “Keeping Up With The Kardashians” publicó un libro, “Selfish”, cuyo contenido se basa única y exclusivamente en selfies, así que no es nada extraño que la pequeña North ahora sea fan de los autorretratos, cuando toda la familia está obsesionada con ellos.