Un hombre chino llamado Zhang se arrepiente de no haber ayudado a una mujer que pedía auxilio, pues esta resultó ser su madre.

Por miedo o desconfianza, Zhang no ayudó a una mujer ensangrentada que pedía ayuda en la carretera, sin embargo, ahora se arrepiente, pues luego del incidente se enteró que era su madre.

Dicho evento sucedió en Anhui, una provincia de China. Zhang se dirigía a su casa mientras en el camino vio una mujer muy herida, pero no la reconoció y por miedo o desinterés no quiso detenerse a ayudarla.

Posteriormente llegó a su casa y no encontró a su madre, lo que le provocó un presagio. Ante ello volvió al lugar, se acercó a la mujer y vio que era ella.

Zhang llamó enseguida a los números de emergencias médicas, sin embargo, ellos solo pudieron certificar su muerte, compartió el diario británico The Telegraph.

6 beneficios de ser solidarios

1. La solidaridad hace que el cerebro libere determinadas sustancias químicas, como la dopamina, serotonina y oxitocina, que hacen que el individuo se sienta mejor.

2. Hay estudios que sugieren que este tipo de actitudes solidarias, pueden ayudar a vivir más, pero Stephen Brown, profesor asociado de medicina preventiva de la Universidad de Stony Brook, sostiene que esa solidaridad deber ser genuina.

3. Brown señala que estudios retrospectivos han encontrado sistemáticamente que los que hacen voluntariado o ayudan a los demás constantemente, presentan menor riesgo de mortalidad.

4. Un estudio realizado en Detroit que observó a 423 parejas de más de 65 años a las que se les pidió que ayudaran a alguien más con cosas como cuidado de niños, mandados, tareas domésticas, tramites, etc., encontró que estas personas presentaron la mitad posibilidades de morir en los siguientes 5 años.

5. Al ayudar a alguien, se enciende una parte del cerebro y se liberan sustancias como la dopamina, que tiene un efecto calmante y la serotonina, sustancia química utilizada para tratar la depresión, señala Stephen, profesor de medicina preventiva en la Universidad de Stony Brook en Nueva York y autor The Hidden Gifts of Helping.

6. Estudio realizado a algunos estudiantes de Harvard, se le pidió a un grupo que vieran un video de la Madre Teresa haciendo algunas de sus buenas obras, mientras que a otro grupo, un video de personas pelando papas.