Un niño de 13 años, reportado hace cuatro años como desaparecido por su madre, fue encontrado con vida el viernes pasado en Atlanta, Estados Unidos. El pequeño se encontraba en la casa de su padre y su madrastra y cuando la policía llegó al lugar estaba escondido tras una muralla falsa.

De acuerdo a los reportes policiales, el niño tuvo acceso a un teléfono celular, donde pudo hablar con su hermana y darle la ubicación. La madre del menor se contactó con la policía para que investigara la situación. Una vez en el hogar, los cinco habitantes de la casa aseguraron no tener noticias del pequeño.

La policía abandonó el lugar. Pero nuevamente recibieron un llamado de la madre. En una segunda inspección dieron con el menor, quien se encontraba escondido detrás de un muro falso.

Los cinco habitantes de la casa recibieron cargos por obstrucción a la justicia. El padre, después de una visita en 2010, no devolvió al menor a su madre.