Xie Hong Feng fue hallada muerta en el hueco del ascensor de su edificio luego de que tratase de hallar sus llaves. La mujer de 45 años fue empujada por su hijo de dos al vacío.

Sucedió en Ningbo, en el oriente de China. Ella estaba llevando una basura hacia abajo del edificio y en el camino refundió sus llaves. Por eso pidió al administrador del edificio, Yang Shao, que la ayudara. Entonces este le dijo que moviese manualmente  el ascensor manteniendo la puerta abierta, de esta manera conseguiría sus llaves, que se quedaron entre el primer y quinto piso.

Luego no la vio y solo divisó al niño parado al frente. Le preguntó dónde estaba su madre y este le dijo que la empujó, reportó el tabloide británico "Daily Mirror".

Efectivamente, Shao la vio ahí, tendida. La policía afirmó que si el niño dice que la empujó "tendrán que aceptarlo" y que no impondrán cargos hasta que se vea que es un accidente.

Por su parte, el esposo de la mujer , Tan Hsieh, afirmó que lo peor de todo este suceso es lo que pasará con el niño, que tendrá que cargar con la culpa por la muerte de su madre por el resto de su vida.