En un acto heroico una niña de seis años salvó a su madre de un derrame cerebral.
 
Sarah Whitehead iba a dejar a sus pequeñas a la escuela, una de seis y otra de tres, cuando se desplomó en el automóvil.  
 
Su hija mayor, Ava tomó el celular de su madre y le llamó a su papá, quien no le contestó.
 
La menor hizo un segundo intento y le mando un mensaje de texto a su abuela o diciendo "Mami ha klapst".... pero tampoco resultó.
 
La pequeña no solo mantuvo la calma, también tenía que tranquilizar a su hermana de tres años 
 
Su tercera opción fue ir a buscar a su vecina, Pam Bancroft, quien llamó a los paramédicos, los cuales le salvaron la vida a Sarah de 36 años, quien dijo: "paramédicos, médicos y todos los que me han hablado, me dijeron que Ava fue quien me salvó".
 
Ahora Sarah tiene que tomar medicamentos y sufre de pérdida de memoria y de equilibrio, pero si no hubiera sido atendida a tiempo, podría tener problemas más graves e incluso podría haber muerto, según informó The Mirror.