La nueva apuesta dramática de Netflix está precedida por el éxito de sus producciones originales y el laureado equipo creativo detrás de "Damages". Ben Mendelsohn y Linda Cardellini, parte del elenco de "Bloodline", charlaron con PUBLIMETRO para presentarnos a los Rayburn, una familia floridense que está por mostrarnos su lado más oscuro.

Daniel Zelman y los hermanos Todd y Glenn Kessler son los creadores de "Bloodline", una historia que pretende llevar al público en un viaje del drama al suspenso. Con los Cayos de Florida como escenario, cuenta los sucesos que desencadenan en la muerte de uno de los miembros de una respetada familia dueña de un pequeño hotel junto a la playa.

"No hay una fuerza externa o un evento cataclísmico que genere ese cambio; es algo que viene desde adentro. La manera en que la familia implosiona es muy interesante" explicó la actriz que interpreta a Meg, la hija más joven de los Rayburn.

"Si ves un episodio, definitivamente quedarás atrapado, y eso también es algo importante de este formato. Los shows de televisión por Internet no se estructuran del modo convencional; todo ha cambiado y creo que es un excelente momento para hacer lo que estamos haciendo", acotó Mendelsohn, quien a través de :-) uDanny se convierte en uno de los personajes centrales de la historia como "la oveja negra" de la familia.

Al respecto sobre esta nueva manera de hacer y consumir series de televisión, Cardellini y Mendelsohn coincidieron en que la constante es la apuesta en creativos que busquen innovar y presentar nuevas maneras de narrar historias. "La diferencia la hace el modo en que se cuentan. Netflix pone un gran énfasis en los creadores y, por ello, creo que tiene un sentimiento muy cinematográfico en sus shows", dijo al tiempo que destacó que, al dejar fuera los largos tiempos de rodaje y la presión de darle una conclusión a cada capítulo de la entrega, "los personajes pueden evolucionar como a veces no es posible en otras formas más tradicionales de TV".

Bajo la premisa de explorar una narrativa poco lineal que permita ir desentrañando los personajes y sus motivos, el show recapitula su esencia con la frase: "No somos gente mala, pero hicimos algo terrible".

Aunque Mendelsohn comenta que la fuerza de Bloodline radica en la manera en que la trama y los elementos del drama se desarrollan, más que en ese sentido de moralidad. "No estás sólo yendo por el resultado o lo que provocará, sino mostrando los intricado de la situaciones y explorando el porqué. Cuando algo malo pasa lo primero que uno piensa es: '¿cómo y por qué llegó todo a este punto?", agregó Cardellini describiendo este elemento como un gran gancho para los espectadores.

Los actores aseguran que anticipar el éxito de una serie de este tipo es algo imposible, sin embargo, comentaron que se sienten satisfechos con el trabajo
y la manera en que se ha desenvuelto la serie y que, tomando como referencia la reputación que Netflix ha logrado por la calidad de sus producciones, esperan mantener a los amantes de las buenas historias ansiosos por descubrir los secretos de la familia Rayburn.

Los 13 capítulos de la primera temporada de Bloodline se estrena hoy viernes 20 de marzo en la plataforma de streaming Netflix y esta coprotagonizada por Kyle Chandler, Sam Shepard, Norbert y Leo Butz y Sissy Spacek.