El mes pasado, la modelo Sarah Stage impactó a los usuarios de Instagram al revelar las fotografías de su tonificado embarazo, en el que apenas se podía distinguir el incremento de su barriga.

Stage recibió diversas críticas de parte de los usuarios de las redes sociales, quienes insinuaron que por mantener su físico podría afectar la salud del bebé.

Sin embargo, el día de ayer, esta joven se convirtió en la madre del pequeño James Hunter, un bebé que pesó tres kilos con 800 gramos y midió casi 56 centímetros, según lo reportó el sitio TMZ.

El sitio Medline Plus indica que el peso saludable de un neonato oscila entre los 2,5 kilogramos y cuatro kilogramos.

“El hecho de que luzca sana en Instagram no quiere decir que el crecimiento de su bebé sea restringido... No tiene nada que ver que puedas ver sus músculos si el útero tiene el tamaño perfecto y si ganó una cantidad de peso razonable”, explicó la ginecóloga y obstreta Jennifer Ashton en su columna para el sitio ABC News.