Aisha Dannupawa tiene un enorme problema con su marido: el gran tamaño del pene de su esposo la lastimaba. Y por eso quiere separarse de él.

El enlace le duró solo una semana. La mujer, que ya tenía tres hijos, describió el sexo con su marido como una "pesadilla" y pidió la anulación de su matrimonio en una coret de Zamfara, Nigeria. Aisha afirmó que su madre le dio medicamentos para mejorar la situación, pero no funcionó.

Por supuesto, su marido, ni corto ni perezoso, admitió que su anatomía es demasiado grande y que estaba dispuesto a divorciarse si ella pagaba su dote y el dinero que se gastó cortejándola. Es decir, 300 dólares. La corte le pidió a la pareja resolver sus diferencias antes de su segunda aparición en la corte, reportó el tabloide New York Daily News.

En la galería: cosas que miden más que un pene promedio. Para leer la información desde un smartphone o tablet, hagan click en "ampliar galería" y luego en "mostrar texto".