La historia todavía es un misterio y todavía no se sabe quién es su protagonista. Alguien posteó la foto de un supuesto artículo en Twitter, en el que se relataba cómo una mujer llamada Emma McCabe, quien quería casarse con un árbol porque le había dado "el mejor sexo de su vida", reportó Cosmopolitan.

Sea como sea, tener sexo con árboles es una parafilia reconocida. Se llama Dendrofilia, en la que los árboles y plantas provocan tal grado de excitación sexual que se usan los pétalos o demás partes de las plantas para masturbarse. Según la Enciclopedia de Prácticas Sexuales Inusuales, los árboles eran símbolos de fertilidad y los hombres eyaculaban en ellos en los días "santos". El término comenzó a ser visto en los diccionarios psicológicos desde 1999. Por supuesto, los hombres que tienen "sexo con árboles" abren huecos dentro del mismo para proceder a su acto sexual.

Así que si no se descubre aún quién es Emma Mc Cabe, por lo menos saben que la dendrofilia es real.

En la galería adjunta a esta nota, verán un estudio sobre el impacto en la salud humana que tienen los espacios verdes. Para leer la información desde un smartphone o tablet, hagan click en "ampliar galería" y luego en "mostrar texto".