Nunca se ha comprobado, hasta el día de hoy, que el solo hecho de usar un par de pantimedias pueda darle orgasmos a una mujer. Pero al parecer la compañía Kushyfoot daba esa primera impresión, pues en su anuncio las mujeres tenían una experiencia "orgásmica" al ponerse sus medias y aparecían rodeadas de hombres.

Por supuesto, esto no le pasó a la neoyorquina Meng Wang, quien no sintió nada de eso. Y ahora demanda a la compañía por publicidad engañosa. Su abogado le informó al diario The New York Post que se suponía que el producto de la compañía debía darle "un masaje y satisfacción. Esto no se cumplió", afirmó.

La compañía se defendió diciendo que sus productos presionaban ciertas partes del pie que ayudaban a liberar estrés y a mejorar el bienestar de sus clientes. Pero Meng Wang no es la única que se queja: ya hay 100 demandantes que están en contra de la compañía y que afirman haber gastado más de 5 millones de dólares en sus productos.

En la galería: los peores anuncios publicitarios jamás vistos. Para leer la información, hagan click en "ampliar galería" y luego en "mostrar texto".