En la convivencia matrimonial no solo hay abrazos y besos, peleas y sexo apasionado. También hay que aguantar las manías del otro y todos los posibles fluidos y olores corporales que este emita.

Esto incluye el olor del excremento.

Pero una mujer japonesa no aguantó más y rasgó la cara de su marido con un cuchillo luego de que este fue al baño. Emi Mamiya estaba cansada literalmente de que este dejase el lugar como si hubiesen puesto gas venenoso.

Lo peor fue que el "infractor" agravó todo cuando trató de ayudar a su hijo, de 3 años de edad, a usar el baño sin lavarse las manos. Esto terminó de enfurecer a Emi, reportó el portal Metro.

En la galería: ¿Qué hacer cuando se tiene una "emergencia"?. Para leer la información desde un smartphone o tablet, hagan click en "ampliar galería" y luego en "mostrar texto".