La Miss República Dominicana, Kimberly Castillo, ha desatado tremenda polémica en su país por el traje típico que lucirá en el certamen. Y es que la dominicana decidió vestirse como la Virgen de la Altagracia, patrona de su país, para rendirle tributo a la cultura de la isla, en la ceremonia de coronación de la próxima Miss Universo, que tendrá lugar el 25 de enero, en Miami. 

Aunque la joven ha asegurado que su intención nunca fue faltarle el respeto a la religiosidad dominicana, hay quienes consideran que no es correcto que una reina opte por personificar a la virgen en un concurso de belleza, y mucho menos que en ese tipo de eventos se recurra a estas imágenes.

El diseñador del vestido, que sobra decir que es precioso, fue Leonel Lirio, y le dijo a la prensa dominicana que se inspiró en Nuestra Señora de la Altagracia, para confeccionar el traje, como una manera de honrar la cultura de su país. El vestido está además bordado a mano, y fue hecho en planos con la técnica de sublimación, y cuenta con una imagen de Jesús de niño y un manto azul recamado en puntos de estrellas.