Durante el festival “South by Southwest”, Miley Cyrus apareció en el escenario siendo la única mujer entre raperos.

Cyrus interpretó, junto a Wiz Khalifa y Juicy J, parte de la canción “23”, éxito de Mike Will Made-it de 2013.

A raíz de que la cantante grabara los éxitos “We Can't Stop” y “Wrecking Ball”, ha sido apoyada por algunos raperos.