Entre las miles de reacciones que ha generado el discurso racista de Donald Trump, las que son igual de valiosas a las de los famosos son las de la gente del común.

Sobre todo, de aquellos que han vivido mucho tiempo en Estados Unidos, tienen origen latino y vieron cómo sus padres trabajaron duro para darles las comodidades que ellos solo pudieron disfrutar tiempo después.

Su indignación es comprensible: muchos de los latinos buscaron en ese país una oportunidad para darles lo mejor a sus familias. Y gracias a ese tesón, sus hijos ahora gozan de títulos universitarios, carrera y bienes que las primeras generaciones tardaron en conseguir.

Este fue el caso de Adriana Almanza, joven de 28 años, residente en el estado de Michigan y originaria de Guanajuato, México. Igual de molesta que muchos por las palabras del magnate, decidió decirle en una carta abierta lo que muchos piensan.

Esta es la carta de Adriana a Donald Trump:

"Me gustaría presentarle a mi padre, Raúl Almanza. Como usted tan elocuentemente lo dijo, él fue uno de los tantos que México 'envió' a su país. Pero yo he sido bendecida por celebrar el Día del Padre con él. Y todo se trata de él. Déjeme explicarle por qué".

"Treinta años antes, México envió a mi padre a su país... o el "Norte", como le llamamos. No es un secreto para nadie que cruzó la frontera ilegalmente y vino indocumentado. Trabajó muy duro en los campos y viajó de estado a estado para mantener a los suyos.   Para cuando yo nací, no solo tenía el título de proveedor, hermano, e hijo. También tenía el título de padre".

"Raul no tuvo nunca lo que se llamó una educación formal. Él dejó la escuela a temprana edad para trabajar y ver por su familia. Pero eso no significa nada. Cuando yo era joven, él me hizo ver la importancia de educarme, así él no tuviese títulos. Siempre lo vi trabajar hasta 6 días a la semana y nunca lo oí quejarse. Él no bebe, ni fuma, ni usa drogas. No es un criminal, ni violador ni traficante, tal y como usted lo sugirió en su discurso".

"Señor Trump, en su discurso usted afirmó que México no enviaba a Estados Unidos "lo mejor". Pero permítame diferir. Si mi padre está en esa representación que usted construyó, entonces usted se equivoca. El problema es que usted y yo tenemos diferentes concepciones de lo que es 'lo mejor'".

"Porque ahora estoy yo, aquí, con un Máster y una carrera con la que me sostengo. Pero aún así, ¿sabe lo que eso significa? Absolutamente nada. Solo quise hacerlo porque quiero que mi padre se sienta orgulloso de mí. Siempre quise hacerle ver que sus sacrificios no fueron en vano. No tendremos dinero, pero somos ricos en lo que importa. Cultura, conocimiento, fe. Tuvimos comienzos humildes y cada año recordamos que debemos ir a nuestro país a visitar a nuestra familia. Para nosotros, ESTO ES LO QUE IMPORTA".

"Lo mejor, entonces, para mí, es aquel que trabaja duro y tiene humildad. Eso es exactamente lo que mi padre me recalcó y lo que millones de mexicanos son".

 "Quizá usted debería conocer más personas como mi padre, hay millones como él. Y luego, véase usted mismo. Y en vez de atacar a México por no enviarles 'lo mejor', agradézcale por hacerlo".