En los últimos días Amanda Bynes ha dejado atrás su polémico comportamiento y está actuando de manera "normal".

La joven ha dejado de medicarse y hasta le han regresado su permiso para conducir. Al verla no tiene síntomas de esquizofrenia y bipolaridad, padecimietos con lo que fue diagnosticada. Según informa TMZ, está completamente lúcida.

Además, se dice que las cosas se han estabilizado tanto, que sus padres le dieron nuevamente el acceso a sus cuentas bancarias.

Ella pasa su tiempo libre leyendo, haciendo yoga, meditación y pilates. Y es que según los médico, todos los reductores de la tensión, son importantes para estos trastornos mentales.

Sin embargo, los doctores le han dicho a la familia de Amanda, que las personas con este tipo de enfermedades mentales a veces se recuperan y pueden estar bien durante meses, solo para recaer de nuevo.
 
Por lo que sus padres creen, que durante estos períodos estables, es mejor es darle la suficiente libertad para disfrutar de ella.