Recientemente, Mariah Carey acudió a un evento de la cadena NBC Universal, en Nueva York, y fue captada en el momento exacto en el que sufrió un bochornoso tropiezo.  

La cantante caminaba en la alfombra azul y tropezó tan bruscamente que casi pierde uno de sus altísimos zapatos de Christian Louboutin.

Sus guardaespaldas lograron sujetarla y la intérprete de "Without You" evitó una dolorosa caída.

Carey se colocó sus lentes de sol tras el incidente y continuó sonriedo, después siguió su camino, solo que esta vez apoyada con los hombres de su seguridad.