Mariah Carey recibió el día de ayer su estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood en compañía de sus familiares y amigos.

El nombre de la cantante estadounidense ocupa el número 2 mil 556 y el reconocimiento se encuentra en la calle Vine y el bulevard Hollywood.

Carey agradeció el apoyo que los fans le han dado a lo largo de sus 25 años de carrera. Sin embargo, la ceremonia tuvo dos coprotagonistas inesperados: Moroccan y Monroe, sus hijos.

Los gemelos de cuatro años, que la cantante tuvo con su exesposo Nick Cannon, se robaron el show.

Moroccan demostró estar especialmente apegado a su madre, al punto de romper en llanto cuando sus niñeras intentearon separarlo de ella, según Variety.

En la galería podrán encontrar las fotografías del evento. Para leer la información desde un smartphone o tablet, seleccionen “ampliar galería” y después “mostrar texto”.