Luis Miguel fue captado con sus dos amores, su hija Michelle Salas y su novia Kasia en el aeropuerto de Los Ángeles.

El cantante mexicano se veía muy feliz, disfrutando de la compañía de su familia. 

Los tres traían lentes oscuros y vestían de negro. Tan feliz iban que no les importó la presencia de los fotógrafos y hasta regalaron varias sonrisas. 

Al parecer "El Sol de México" está muy enamorado y es que no soltó la mano de Kasia en ningún momento. Además, con ella no ha escondido su amor como lo ha hecho con otras de sus parejas ¿será que esta guapa polaca es el gran amor de "Luismi"?