Después de dar a luz a su segundo hijo, Kim Kardashian ha hecho todo lo posible por recuperar su voluptuosa figura.

La estrella televisiva está a dos kilos de alcanzar el peso que tenía antes del embarazo de Saint y presumió a través de sus redes sociales que ya pesa 139 libras.

La socialité ganó bastantes libras durante su segundo embarazo por lo que se sometió a una dieta estricta y a una rutina de ejercicios diaria para recuperar su figura, al final el esfuerzo valió la pena.

Con un sensual traje de baño negro de escote profundo en V con detalles metálicos, Kim mostró sexy figura.