Kendall Jenner, a pesar de su éxito y su ascenso en el mundo de la industria de la moda, también tiene que sortear obstáculos en su camino. No solo por el apellido de su familia, sino por el bullying que le hacen sus colegas. Se rumoreó que le dejaban cigarrillos en su cafe y ya ha recibido sendos insultos por parte de otras compañeras en redes sociales.

Arisce Wanzer le envió el año pasado una carta abierta donde la acusaba de tener un trato especial por el reality show de su hermana Kim. Con solo 17 años ya conseguía lo que muchas se tardaban en obtener. Y fuera de eso, le preguntó: "¿Necesitas más fama, dinero? ¿Una tarjeta de residencia? ¿No tienes dinero del show que todos los estadounidenes ignorantes aman? Tu madre llamó a una agencia para ganar más dinero".

Eso no fue todo. Kendall posteó una imagen en Instagram en la que se veía lista para salir a pasarela. Su piel se veía brillante. Dos modelos llamadas Lexi Boling y Binx Walton comenzaron a burlarse de ella abiertamente. Kendall no dijo nada, pero sus fans destruyeron a las dos modelos. Una de ellas se disculpó.

La modelo ha afirmado en varias entrevistas que le toca luchar mucho más para ser tomada en serio, irónicamente por ser quien es y por su familia. Ha dicho que ha censurado a su hermana para que no esté en los desfiles que aparece. Aunque lo que dijo Kim Kardashian en la nueva temporada del reality ("Yo le compré una maldita carrera") todavía resuena en la mente de muchos.